Miami Vascular Specialists

Home  |  Site Map  |  Contact Us  |

News & Media
Patients and Families
Physicians and Professionals
Recent Advances
Research
Our Team
Log In


Enfermedad arterial de miembros inferiores
 
Información básica
La enfermedad arterial de miembros inferiores hace referencia al bloqueo parcial o completo de la circulación a las piernas y pies.
Los factores de riesgo para la enfermedad arterial de miembros inferiores incluyen fumar, presión arterial alta, diabetes, colesterol sanguíneo anormal, sexo masculino, edad avanzada y estilo de vida sedentario.
El dolor tipo calambre al caminar, un fenómeno llamado claudicación intermitente, es comúnmente el primer síntoma de la enfermedad arterial de los miembros inferiores.
La enfermedad arterial de miembros inferiores es un bloqueo parcial o completo de la circulación arterial de las piernas. Este flujo sanguíneo alterado puede causar problemas en la cadera, glúteo, muslo, rodilla, espinilla o la parte superior del pie. La aterosclerosis, o endurecimiento de las arterias, se considera como la causa primaria.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?

Muchos casos de enfermedad arterial de los miembros inferiores son "silenciosos", lo que significa que la persona que sufre la enfermedad no experimenta ningún síntoma perceptible. Sin embargo, la enfermedad arterial periférica silenciosa (EAP), es un problema serio. Aún cuando el paciente se siente bien, está en riesgo significativamente aumentado de sufrir un ataque cardiaco o accidente cerebrovascular.

La molestia en las piernas es un primer síntoma frecuente de la enfermedad arterial de los miembros inferiores. Llamada claudicación intermitente, o CI, la molestia generalmente ocurre en los músculos largos de una o ambas piernas durante el ejercicio, por ejemplo, al caminar. No todas las personas con EAP experimentan dolor de piernas. Algunas personas pueden sentir rigidez, pesadez, calambres o debilidad en las piernas.

Cuando las personas experimentan claudicación intermitente, la molestia suele ocurrir en forma permanente, generalmente cada vez que la persona camina una cierta distancia, y desaparece unos pocos minutos después de detenerse para descansar. A medida que la enfermedad arterial de los miembros inferiores progresa, el dolor de pierna puede ocurrir a distancias de caminata cada vez más cortas.

Finalmente, una persona puede sentir dolor en el arco del pie, incluso en reposo, cuando el flujo sanguíneo reducido impide que los tejidos obtengan suficiente oxígeno, enfermedad llamada isquemia crítica de miembros inferiores. Muchas personas con enfermedad arterial avanzada de miembros inferiores manifiestan tener dolor en el arco del pie o en los dedos del pie estando acostados.

En casos graves de enfermedad arterial de miembros inferiores, las personas pueden sufrir úlceras de piel dolorosas en los dedos del pie o en el pie.

CAUSAS Y FACTORES DE RIESGO

A medida que las personas envejecen, el flujo normal de sangre a través de las piernas y pies puede alterarse debido a la acumulación de placa en las arterias. Con el tiempo, estas placas continúan creciendo en las paredes arteriales mientras que el colesterol circula en la sangre, y a medida que las placas se agrandan, las arterias se vuelven angostas y rígidas. Este proceso se denomina aterosclerosis, comúnmente conocido como "endurecimiento de las arterias", debido a que la acumulación de placa engrosa las paredes de las arterias angostando el espacio a través del cual la sangre circula. Cuando este angostamiento ocurre en las arterias de las piernas, la circulación de sangre a través de ellas se ve deteriorada. Una circulación pobre puede causar a su vez, isquemia, o una disminución en el flujo sanguíneo que produce niveles de oxígeno insuficientes.

La aterosclerosis también puede causar enfermedad cardiaca coronaria (ECC) cuando la placa aterosclerótica provoca bloqueos en las arterias que transportan sangre al músculo cardiaco. La enfermedad de la arteria carótida, o acumulación de placa que interfiere en el flujo sanguíneo al cerebro, también es causada por aterosclerosis. Estas enfermedades son serias porque la ECC puede causar ataques cardiacos, y la enfermedad de la arteria carótida puede resultar en accidente cerebrovascular.

Los médicos estiman que 30 al 40 por ciento de las personas con ECC o enfermedad de la arteria carótida también sufren de enfermedad arterial de miembros inferiores u otra forma de EAP, y que 50 al 60 por ciento de los pacientes con EAP desarrollan ECC o enfermedad arterial carotídea.

El riesgo de una persona de sufrir de enfermedad arterial de miembros inferiores aumenta con la edad, siendo las personas por encima de los 50 años de edad las que tienen mayor riesgo de desarrollar la enfermedad. Los hombres, más que las mujeres, tienden a sufrir de enfermedad arterial de miembros inferiores.

Otros factores que contribuyen al riesgo de desarrollar enfermedad arterial de miembros inferiores son:
  • Fumar;
  • Hipertensión, o presión arterial alta;
  • Diabetes mellitus;
  • Altos niveles en sangre de colesterol o triglicéridos;
  • Tener más del 30 por ciento del peso ideal personal, y
  • Tener niveles altos de un aminoácido llamado homocisteína en la sangre.
DIAGNÓSTICO DE LOS PROBLEMAS ARTERIALES DE MIEMBROS INFERIORES

Los médicos pueden diagnosticar enfermedad arterial de miembros inferiores después de realizar una cuidadosa historia clínica y examen físico, que incluye medir la presión arterial en las piernas, controlar los niveles de colesterol en sangre, y escuchar la descripción de los síntomas de la persona. Los médicos también verifican la fuerza del pulso en las arterias detrás de la rodilla y en el pie. Un pulso ausente o débil en esas zonas puede indicar enfermedad arterial de miembros inferiores.

Para controlar la presión arterial en las piernas de una persona, los médicos miden el índice tobillo/braquial o ITB. Este estudio indoloro combina un dispositivo de presión arterial tradicional y la ecografía Doppler para comparar la presión arterial en los brazos de la persona con la presión arterial de sus piernas.

Para obtener más información sobre el grado de enfermedad arterial de miembros inferiores, los médicos usan otros estudios, entre ellos:
  • Ecografía dúplex;
  • Registro del volumen pulsátil;
  • Imágenes por resonancia magnética; o
  • Arteriografía.
METODOLOGÍA DEL TRATAMIENTO

Se puede realizar una endarterectomía para quitar la placa las arterias de las piernas.
Se puede realizar una endarterectomía para quitar la placa las arterias de las piernas.
Los casos de enfermedad arterial de miembros inferiores detectados precozmente pueden tratarse con ejercicio, reducción de peso, control de la glucosa en sangre, reducción de la presión sanguínea, control del colesterol, y la adopción de otros cambios saludables en el estilo de vida.

Los medicamentos, como los que ayudan a controlar la presión arterial, a bajar los niveles de colesterol, y a bloquear las plaquetas, se usan a veces para tratar casos menos avanzados de enfermedad arterial de miembros inferiores. Si bien estas drogas no tratan la enfermedad arterial de miembros inferiores o sus síntomas específicamente, pueden ayudar a impedir que la aterosclerosis empeore, tanto en la enfermedad arterial de miembros inferiores como en la enfermedad coronaria y carotídea.

En muchos casos de enfermedad arterial de miembros inferiores, estos tipos de cambios y tratamientos no son suficientes. En algunas personas, la enfermedad arterial de miembros inferiores está tan avanzada que no responde a los cambios de control del estilo de vida.

Para algunos casos avanzados, pueden ser necesarios procedimientos mínimamente invasivos como la angioplastia. Para algunas formas más avanzadas de enfermedad arterial de miembros inferiores, puede ser necesaria la reconstrucción directa de la circulación, generalmente con una derivación vascular quirúrgica (bypass) o una endarterectomía para aliviar los síntomas.

Cuando la persona con enfermedad arterial de miembros inferiores experimenta dolor de piernas severo, los cirujanos cardiovasculares pueden realizar una simpatectomía. Durante este procedimiento, el médico corta los nervios cercanos al bloqueo arterial para eliminar la fuente de dolor. En el caso de la simpatectomía 'química', el médico inyecta un medicamento en la parte inferior de la columna, bloqueando la sensación de dolor en los pies.

Como último recurso, cuando todos los tratamientos fallan y la circulación de la persona está tan gravemente comprometida que el tejido de la pierna se ha vuelto gangrenoso, puede ser necesaria la amputación o remoción de la pierna inferior o pie. Sin embargo, en el 90 por ciento de los casos, la amputación se puede evitar o limitarse a los dedos de los pies.

Copyright © NorthPoint Domain, Inc. All rights reserved.
This material cannot be reproduced in digital or printed form without the express consent of NorthPoint Domain, Inc. Unauthorized copying or distribution of NorthPoint Domain's Content is an infringement of the copyright holder's rights.
Medical Glossary
Word to look up:
The results will appear in a new window.



Sign Up!
Terms and Conditions   |   Feedback   |   Privacy Statement

Developed and hosted by Vascular Domain.
© Copyright 2000-2014. NorthPoint Domain Inc. All rights reserved.
ICS-PR-WEB02